La importancia de los sistemas de gestión de inocuidad en la seguridad alimentaria: una mirada a GFSI y sus normas reconocidas

Los sistemas de gestión de inocuidad son herramientas fundamentales para garantizar que los alimentos que consumimos sean seguros y saludables. Estos sistemas son esenciales para asegurar la calidad de los alimentos desde su producción hasta su consumo final. En este artículo, describiremos qué son los sistemas de gestión de inocuidad y cómo funcionan.

Un sistema de gestión de inocuidad es un conjunto de procedimientos y prácticas destinadas a garantizar que los alimentos sean seguros para el consumo humano. Estos sistemas se centran en identificar y controlar los peligros que pueden afectar la inocuidad de los alimentos en todas las etapas de la cadena de suministro, desde la producción hasta la distribución y el consumo.

El objetivo principal de los sistemas de gestión de inocuidad es minimizar los riesgos para la salud pública mediante la identificación y eliminación de los peligros alimentarios. Estos peligros pueden ser físicos, químicos o biológicos, y pueden surgir en cualquier etapa de la cadena de suministro.

Para lograr este objetivo, los sistemas de gestión de inocuidad utilizan un enfoque basado en riesgos que implica la identificación de los peligros alimentarios potenciales y la implementación de medidas de control para minimizar o eliminar esos peligros.

Entre los sistemas de gestión de inocuidad más utilizados en todo el mundo se encuentran el Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP) y la Norma Internacional para la Gestión de la Inocuidad de los Alimentos (ISO 22000).

El sistema HACCP es un enfoque basado en riesgos que se enfoca en identificar los peligros y establecer medidas de control para garantizar la inocuidad de los alimentos. Este sistema se utiliza en todo el mundo en la industria alimentaria para controlar los peligros alimentarios.

Por su parte, la norma ISO 22000 establece los requisitos para un sistema de gestión de inocuidad de los alimentos y proporciona una estructura para su implementación. Esta norma se basa en el enfoque HACCP y se centra en la prevención de peligros alimentarios en toda la cadena de suministro.

Los sistemas de gestión de inocuidad son fundamentales para garantizar la calidad y seguridad de los alimentos que consumimos. Estos sistemas ayudan a reducir los riesgos para la salud pública y a garantizar que los alimentos sean seguros para el consumo humano.

Para los fabricantes de alimentos, la implementación de un sistema de gestión de inocuidad puede ser un proceso complejo que requiere la formación del personal, la evaluación de riesgos, la implementación de medidas de control y la supervisión continua. Sin embargo, los beneficios de un sistema de gestión de inocuidad bien diseñado son incalculables en términos de seguridad alimentaria y protección de la salud pública.

GFSI

GFSI (Global Food Safety Initiative) es una organización internacional que se dedica a mejorar la seguridad alimentaria en todo el mundo. GFSI fue creada en el año 2000 por un grupo de minoristas europeos y, desde entonces, se ha convertido en una de las principales autoridades en materia de seguridad alimentaria a nivel mundial.

Una de las principales funciones de GFSI es reconocer los sistemas de gestión de inocuidad que cumplen con sus requisitos, lo que garantiza la calidad y la seguridad de los alimentos en todo el mundo. Para ello, GFSI ha desarrollado una serie de normas de seguridad alimentaria reconocidas en todo el mundo, que incluyen la norma BRC, la norma FSSC 22000 y la norma SQF.

Estas normas son sistemas de gestión de inocuidad que se basan en el enfoque HACCP (Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) y están diseñados para ayudar a los fabricantes de alimentos a identificar y controlar los peligros alimentarios en todas las etapas de la cadena de suministro.

Además, las normas reconocidas por GFSI están diseñadas para ser coherentes y armonizadas en todo el mundo, lo que significa que los fabricantes de alimentos pueden cumplir con los requisitos de seguridad alimentaria en cualquier parte del mundo utilizando las mismas normas.

Los sistemas de gestión de inocuidad reconocidos por GFSI tienen en cuenta factores como la gestión de proveedores, la gestión de la documentación, la trazabilidad, el monitoreo y la medición de los procesos, y la capacitación del personal. Estos sistemas son evaluados por auditores independientes y, si cumplen con los requisitos de GFSI, se les otorga un certificado de reconocimiento.

GFSI (Global Food Safety Initiative) reconoce varios sistemas de gestión de inocuidad de alimentos que cumplen con sus requisitos. Estos sistemas son:

1.      BRC Global Standard for Food Safety: esta norma fue desarrollada por el British Retail Consortium (BRC) y se centra en la seguridad alimentaria, la calidad y la legalidad de los alimentos. Esta norma se utiliza en todo el mundo y es reconocida por muchos minoristas y proveedores de alimentos.

2.      FSSC 22000: esta norma fue desarrollada por la Fundación para la Certificación de Sistemas de Gestión de Calidad y Seguridad Alimentaria (FSSC) y se centra en la gestión de la inocuidad de los alimentos. Esta norma está diseñada para satisfacer las necesidades de las organizaciones en toda la cadena de suministro, desde los fabricantes de alimentos hasta los minoristas.

3.      SQF (Safe Quality Food) Code: esta norma fue desarrollada por la Iniciativa de Calidad y Seguridad Alimentaria (SQF) y se centra en la seguridad alimentaria y la calidad. La norma SQF está diseñada para ser aplicable a todas las organizaciones de la cadena de suministro de alimentos, desde los productores hasta los minoristas.

4.      IFS Food Standard: esta norma fue desarrollada por la Iniciativa Internacional de Seguridad Alimentaria (IFS) y se centra en la seguridad alimentaria, la calidad y la legalidad de los alimentos. La norma IFS está diseñada para ser aplicable a todas las organizaciones de la cadena de suministro de alimentos, desde los fabricantes de alimentos hasta los minoristas.

5.      PrimusGFS: esta norma fue desarrollada por Azzule Systems y se centra en la gestión de la inocuidad de los alimentos y la calidad. La norma PrimusGFS está diseñada para ser aplicable a todas las organizaciones de la cadena de suministro de alimentos, desde los productores hasta los minoristas.

Cada vez son más las organizaciones que exigen a sus proveedores de alimentos que tengan un sistema de gestión de inocuidad de alimentos reconocido por GFSI (Global Food Safety Initiative) para hacer negocios con ellos. Estas organizaciones incluyen:

1.      Minoristas y cadenas de supermercados: muchas cadenas de supermercados y minoristas de alimentos de todo el mundo exigen que sus proveedores de alimentos cuenten con un sistema de gestión de inocuidad de alimentos reconocido por GFSI. Algunos ejemplos incluyen Walmart, Costco, Tesco, Carrefour y Woolworths.

2.      Empresas de servicios de alimentación: las empresas que ofrecen servicios de alimentación, como catering, restauración y comedores, a menudo exigen que sus proveedores de alimentos tengan un sistema de gestión de inocuidad de alimentos reconocido por GFSI. Algunos ejemplos de estas empresas incluyen Sodexo, Compass Group y Aramark.

3.      Fabricantes de alimentos y bebidas: muchas empresas de fabricación de alimentos y bebidas también exigen que sus proveedores de ingredientes y materias primas tengan un sistema de gestión de inocuidad de alimentos reconocido por GFSI. Algunos ejemplos de estas empresas incluyen Nestlé, Mars y Danone.

4.      Organizaciones gubernamentales: algunas organizaciones gubernamentales también exigen que los proveedores de alimentos tengan un sistema de gestión de inocuidad de alimentos reconocido por GFSI para hacer negocios con ellas. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el Departamento de Defensa (DOD) exige que sus proveedores de alimentos tengan un sistema de gestión de inocuidad de alimentos reconocido por GFSI.

Recalls

Los recalls alimentarios son el resultado de fallas en la seguridad alimentaria, lo que a su vez puede estar relacionado con fallas en los sistemas de gestión de inocuidad o en su implementación. Cuando ocurre un problema con un producto alimentario, los fabricantes y las autoridades gubernamentales investigan para determinar la causa y la gravedad del problema. En muchos casos, se encuentra que la causa del problema está relacionada con fallas en la implementación o en los sistemas de gestión de inocuidad.

Por ejemplo, en algunos casos, las empresas pueden no haber implementado adecuadamente sus sistemas de gestión de inocuidad, lo que resulta en la falta de controles adecuados para prevenir la contaminación de los alimentos. En otros casos, los sistemas de gestión de inocuidad pueden haber sido diseñados de manera inadecuada o no actualizados para abordar los nuevos peligros alimentarios. Estas fallas pueden resultar en la producción y distribución de alimentos inseguros.

Por lo tanto, para prevenir los recalls alimentarios, es importante que las empresas implementen adecuadamente sus sistemas de gestión de inocuidad y que estos sistemas sean actualizados y revisados regularmente para garantizar que estén adaptados a los riesgos actuales de la cadena de suministro de alimentos.

A continuación, una lista de 10 recalls alimentarios significativos de la última década:

1.      Salmonella en huevos (Estados Unidos, 2010): Se retiraron del mercado cerca de 550 millones de huevos producidos por una granja de Iowa debido a un brote de salmonela que afectó a miles de personas.

2.      Carne contaminada con E. coli (Canadá, 2012): La compañía de carne canadiense XL Foods retiró del mercado más de 1 millón de kilogramos de carne de res contaminada con la bacteria E. coli, después de que se informara de varios casos de enfermedad.

3.      Productos lácteos contaminados con bacterias (Nueva Zelanda, 2013): La empresa láctea neozelandesa Fonterra retiró del mercado más de 1 millón de toneladas de productos lácteos después de que se encontraran bacterias peligrosas en algunos de sus productos.

4.      Productos cárnicos contaminados con listeria (Estados Unidos, 2018): La empresa de productos cárnicos JBS retiró del mercado más de 12 millones de kilogramos de carne de res y cerdo contaminada con la bacteria Listeria, después de que se informara de varios casos de enfermedad.

5.      Salchichas contaminadas con plástico (Reino Unido, 2018): La compañía alimentaria británica Addo Food Group retiró del mercado más de 500,000 paquetes de salchichas después de que se encontrara plástico en algunos de sus productos.

6.      Productos de lechuga contaminados con E. coli (Estados Unidos y Canadá, 2018): Se retiraron del mercado más de 3,5 millones de paquetes de lechuga en Estados Unidos y Canadá después de que se informara de varios casos de enfermedad relacionados con la bacteria E. coli.

7.      Productos congelados contaminados con listeria (Estados Unidos, 2018): La empresa alimentaria McCain Foods retiró del mercado más de 25 millones de kilogramos de productos congelados, incluyendo papas fritas y otros alimentos, después de que se encontrara la bacteria Listeria en una de sus plantas.

8.      Productos lácteos contaminados con salmonela (Francia, 2017): La empresa láctea francesa Lactalis retiró del mercado más de 12 millones de productos lácteos después de que se encontrara salmonela en algunos de sus productos.

9.      Productos de carne contaminados con listeria (Estados Unidos, 2019): La empresa alimentaria Tyson Foods retiró del mercado más de 11 millones de kilogramos de productos de carne después de que se encontrara la bacteria Listeria en algunos de sus productos.

10.  Productos lácteos contaminados con bacterias (Australia, 2018): La empresa láctea australiana Murray Goulburn retiró del mercado más de 1 millón de toneladas de productos lácteos después de que se encontraran bacterias peligrosas en algunos de sus productos.

Conclusión

En este artículo hemos hablado sobre diferentes aspectos relacionados con la seguridad alimentaria, incluyendo los recalls alimentarios, los sistemas de gestión de inocuidad y GFSI. Hemos visto cómo los recalls están relacionados con fallas en los sistemas de gestión de inocuidad o en su implementación, lo que destaca la importancia de tener sistemas sólidos y actualizados para garantizar la seguridad alimentaria. Además, hemos visto cómo GFSI y sus normas reconocidas son fundamentales para garantizar la calidad y seguridad de los alimentos en todo el mundo. En resumen, es esencial que los fabricantes de alimentos y bebidas se comprometan a mantener altos estándares de seguridad alimentaria y trabajen para implementar y mantener sistemas de gestión de inocuidad efectivos y actualizados para garantizar la calidad y seguridad de los alimentos que consumimos.

Comments

Translate »
Verificado por MonsterInsights